COQUIMBO UNIDO DE LA MANO DE DON ALFREDO PUGH


Transcurría el año 1956, cuando los dirigentes de la asociación de fútbol local, deciden formar una sola institución, la cual representara a todos los coquimbanos. Sin embargo se encontraron con un primer problema. El Unión Peñuelas no cedía su nombre, por lo tanto no se cumplía con todos los requisitos legales necesarios para formar un sólo club. Por esto la primera moción para ingresar al fútbol profesional no da resultados.

El año 1957, el Unión Peñuelas cede su nombre. Ahora con mejores expectativas se postula por segunda vez para ser aceptado en el fútbol profesional chileno. Sin embargo la situación no es muy distinta a la de la primera moción y se vuelve a fracasar en la segunda intentona.

La ciudad y los dirigentes que tanto habían luchado por tener un club profesional de fútbol estaban deprimidos, al darse cuenta que Coquimbo, como plaza futbolística era absolutamente desconocido.

Es muy probable que si esto les hubiera pasado a nuestros vecinos, nunca hubieran tenido un club de fútbol. Pero el amor que siente el coquimbano por su ciudad hizo renacer las esperanzas.

Nuestra excepcional historia futbolera de principios de siglo no podía quedar a la deriva. Había amor, pasión y tradición. Faltaba sólo el aporte de un intelectual y de un visionario, este apareció en el momento preciso, se trataba del Doctor Don ALFREDO PUGH COOK.

Este hombre comenzó a unir a todos los coquimbanos, sin importar nivel social ni cultural.

Rápidamente va consiguiendo el apoyo de las autoridades Locales, los Rotarios, Club de Leones, Cámara de Comercio y gremios en general. Pero no sólo se preocupó de aquello, ya que en lo estrictamente futbolístico, refuerza la selección local con jugadores cedidos por cerena (es el caso de José Sulantay ) y de otras zonas del país. Es así como se comienzan a jugar un sinnúmero de partidos, en los cuales se obtienen muy buenos resultados.

El año 1958 llegaba a su fin. Se venía la tercera postulación para acceder al fútbol profesional chileno.

Coquimbo Unido ahora mostraba ciertos avances futbolísticos que ya lo hacían merecedor del profesionalismo. Además de los buenos resultados, el estadio tenía cierro completo de concreto, cancha de césped con malla olímpica, camarines separados para árbitros, equipos locales y visitas y prometía un publico promedio de 4.000 personas por partido.

Era el último día hábil de la semana, un viernes 6 de febrero de 1959, en el cual se tenía que decidir cuáles eran los tres nuevos integrantes del profesionalismo chileno.

Los resultados se obtienen en la madrugada del sábado 7 de febrero. Los aceptados en esa oportunidad fueron Ñublense de Chillan, Universidad Técnica de Santiago y por fin, después de tantos esfuerzos e intentos fallidos, es aceptado COQUIMBO UNIDO.

En Coquimbo se sabe la noticia minutos después. El puerto es un carnaval inmenso, la gente celebra feliz por las calles, esperando que llegue ese puñado de hombres grandiosos que dejaron marcado con letra de fuego sus nombres en lo más profundo del corazón Aurinegro. Entre ellos el artífice de este logro y el " papá" de Coquimbo Unido, DON ALFREDO PUGH COOK.

POR: Felipe Fernández H.

 

 
wvw.aurinegro.cl es un sitio 100% NO OFICIAL, y las opiniones vertidas en este sitio son responsabilidad exclusiva de quienes las emiten.
Para cualquier colaboración gráfica o escrita, y para cualquier consulta, dirigirse a webmaster@aurinegro.cl